Iberia encara la recta final de la venta de su operador logístico de carga aérea

La aerolínea de bandera española se distancia del negocio de la carga aérea. En una operación valorada en torno a los 45 millones de euros, Iberia ultima su adiós parcial a esta actividad, desprendiéndose de Cacesa, el operador logístico que forma parte del grupo IAG.

La operación, articulada mediante un proceso competitivo, ya se encuentra en la recta final. Lo hace después de que los potenciales compradores, entre los que se encuentran varios grupos industriales y el fondo de capital de riesgo Talde, según señala Expansión, hayan presentado sus ofertas.

El siguiente paso, apunta el medio, es que Iberia seleccione la propuesta que más se ajuste a sus intereses, empezando el periodo de negociaciones en exclusiva con el mejor postor.

Un impulso a la recuperación

La venta de Cacesa por parte de la aerolínea se va a ejecutar en un momento complejo para Iberia, consciente de la recuperación que sus competidores de bajo coste están experimentando frente a las aerolíneas más tradicionales.

No obstante, según varias fuentes, la venta del operador ya estaba prevista incluso antes de la crisis sanitaria.

{advpoll id=’853′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}

Aunque de alcance limitado, la inyección de liquidez que supondrá la venta de Cacesa será bien recibida por Iberia, que sigue arrastrando resultados negativos. De hecho, en julio y agosto, la aerolínea registró entre un 25 y un 30 por ciento menos de vuelos que en 2019 y sus previsiones pasan por ir elevando su capacidad progresivamente hasta alcanzar el 86 por ciento antes de 2022.

¿Qué es Cacesa?

Esta filial, denominada formalmente Compañía Auxiliar al Cargo Expres, está participada al 75 por ciento por Iberia El 25 por ciento restante está en manos de Maresa Logística, sociedad fruto de la fusión en 2019 de Maresa con Martín e Hijos y en la que participa el fondo de capital riesgo Nexxus Iberia.

Cacesa está liderada por Ángel Marcos Fernández, el antiguo director de la división de Servicios Aeroportuarios de Iberia, desde el pasado mes de febrero.

En 2019, últimos datos disponibles en el registro mercantil, la compañía cerró con una facturación de 36 millones de euros, mientras que su resultado de explotación fue de 2,18 millones de euros. Ese año se anotó un beneficio neto de 1,72 millones de euros.

Deja un comentario