El servicio técnico para carretillas elevadoras que necesitas

Servicio-tecnico-para-carretillas

Hoy te venimos a hablar de la importancia de un buen servicio técnico para carretillas elevadoras y otras máquinas industriales y agrícolas.

La maquinaria logística, de construcción o agraria es esencial para el correcto funcionamiento de una empresa que requiera el movimiento de cargas. Por eso, las averías o cualquier problema que pueda sufrir suponen un grave perjuicio en su cadena productiva. Ante estas situaciones, es imprescindible contar con un buen servicio técnico para carretillas elevadoras y otro tipo de maquinaria: Un servicio de confianza y con experiencia como el que ofrece Automoción Lozano.

Las carretillas, cargadoras, excavadoras u otras máquinas pueden sufrir importantes daños. Bien sea por su mal uso, por accidentes y golpes o simplemente porque alguno de sus componentes no funcione adecuadamente. Algo que con el paso del tiempo se convierte en inevitable.

Cuando suceden este tipo de percances, es importante reparar cuanto antes las averías y restaurar la máquina. Por una cuestión de seguridad y por la enorme pérdida económica que supone para la empresa no poder usar esta maquinaría logística y, por lo tanto, tener que paralizar o ralentizar toda su actividad.

A Automoción Lozano les avala su experiencia y profesionalidad en el sector. Además de sus 35 años de historia, son servicio oficial en la provincia en Ciudad Real de marcas tan prestigiosas como STILL, Merlo, Yanmar y Thaler.

Si quieres saber más de los servicios que ofrecen, entra en su blog

¿Por qué elegir maquinaria logística de acero inoxidable?

transpaletas inoxidables

Las transpaletas o las apiladoras son máquinas esenciales en los almacenes de todo tipo de industria. Y cada vez es más común verlas en sus modelos de acero inoxidable. Pero ¿merecen la pena? ¿aportan ventajas notables? ¿son rentables? A continuación, te lo explicamos todo sobre apiladoras y transpaletas inoxidables.

Empecemos por lo básico. El acero inoxidable (o inox) es una aleación principalmente de acero, cromo y níquel. Estos materiales unidos consiguen que la resistencia a la corrosión sea extremadamente alta. Esto es gracias al cromo, que reacciona con el oxígeno formando una capa de óxido de cromo, conocida como capa pasiva, que es impermeable e impide la reacción entre el oxígeno y el hierro. Así se evita la corrosión atmosférica.

El acero inoxidable se utiliza mucho en sectores como la alimentación, el químico o el cuidado de la salud. Estas industrias tienen la obligación de cumplir con requisitos estrictos respecto a la higiene y la salubridad, por lo que no se pueden permitir usar cualquier material.

Existen diferentes tipos de acero inoxidable según sea su composición. La más habitual es la de grado 304. Pero conviene destacar la segunda más común, la 316 que incorpora alrededor de 2% a 3% de molibdeno que incrementa la resistencia a la corrosión, especialmente contra el cloruro y otros solventes industriales.

Características del acero inoxidable

Aunque depende de la composición de cada tipo de acero inoxidable, todos comparten las siguientes características y beneficios:

  • Alta resistencia: Gracias a su composición el acero inoxidable posee una alta resistencia a la corrosión atmosférica y la oxidación, así como a altas temperaturas y a la humedad.
  • Higiénico: Debido a su composición, la baja rugosidad y su porosidad, los agentes externos como el polvo y las bacterias no se quedan adheridos a la superficie, por lo que es fácil de limpiar.
  • Durabilidad: El acero inoxidable es un material muy duradero por su capacidad para aguantar las condiciones físicas y químicas a las que está expuesto. Mientras el acero normal empieza a deteriorarse a los 15 a 20 años, el acero inoxidable puede llegar a superar los 60 años.
  • Dureza: El acero inoxidable posee una gran resistencia ante agentes abrasivos, y además no se raya. Cuanto más carbono tenga la mezcla, más duro será el material.
  • Tenacidad: El acero inoxidable es muy resistente a los golpes. Ante un impacto, puede absorber una gran cantidad de energía antes de romperse.
  • Sostenibilidad: Todos los aceros inoxidables son reciclables y resultan altamente rentables por sus cantidades de cromo y el níquel. Generalmente, los aceros inoxidables modernos se fabrican con un 60% de material reciclado.
  • Estético. El acero inoxidable tiene un acabo brillante que le confiere un aspecto muy elegante y valorado.

Transpaletas y apiladores inox

Estas características que hemos descrito son indispensables para muchas industrias. No solo para aquellas en las que se necesita una higiene especialmente estricta, sino también para cualquier empresa que quiera maquinaria duradera y rentable.

Máquinas como las transpaletas (eléctricas o manuales) o los apiladores mejoran mucho gracias a este material. Por supuesto, la higiene que ofrece el acero inoxidable es necesaria en industrias como la alimentación o el sector químico. Cualquier fallo en los protocolos de higiene puede producir un grave problema de salud pública. Y estás transpaletas son necesarias para el transporte de alimentos u otros materiales muy sensibles.

Pero además, estas transpaletas inoxidables suponen un gran beneficio para otras industrias. El hecho de que aguanten condiciones extremas es una ventaja excelente que no podemos obviar. Resisten tanto temperaturas extremas, altas o bajas, como humedad. Por lo que serán de gran utilidad en industrias con temperaturas extraordinarias y en áreas marítimas.

Rentabilidad

Este, por supuesto, es un tema de gran relevancia. Aunque estas transpaletas inoxidables o los apiladores tengan un precio de adquisición mayor, al final resultan más rentables que las normales.

Esto se debe a que, por ejemplo, su vida útil es mucho mayor que otros modelos debido a su resistencia a la corrosión. No solo duran más en conjunto, sino también sus piezas que necesitarán menos recambios.

Añadimos que esa rentabilidad se ve reforzada por el mantenimiento. Al ser más fáciles de limpiar y de dejar en las condiciones idóneas, nos ahorraremos un tiempo de trabajo que podremos utilizar de forma más productiva.

En este sentido, es inevitable recalcar que las transpaletas inoxidables o los apiladores tienen un valor residual que no vemos en las no oxidables. Al final de su vida útil ese acero inoxidable con las que están hechas se puede reciclar obteniendo en torno a un 10% del precio inicial.

Por todo esto, resultan más rentables que las convencionales. Si eres una empresa de alimentación, fabricante de productos químicos o de material médico, desde luego estas máquinas de acero inox son necesarias e imprescindibles para realizar el trabajo de forma correcta. Pero si eres otro tipo de industria, estos apiladores y transpaletas inoxidables son una inversión inteligente que será más rentable y te producirá menos dolores de cabeza a largo plazo.

En DBK Proyectos te ofrecemos la gama de transpaletas (manuales o eléctricas) y apiladores de Samag, empresa italiana de gran prestigio que ha desarrollado su propia línea de producción inoxidable. Consúltanos y te proveeremos de la maquinaría que mejor se adapte a las condiciones particulares de tu empresa.

Soy camionera: Inma Matesanz, portento y superación

En un 600 van cuatro niñas de vacaciones, pero al volante no hay nadie. ¿El misterio? Dicho 600 va aupado a lomos de un Ebro conducido por Felipe, su padre. No hablamos de la escena de una película de Berlanga, sino de la infancia de Inma, una de esas cuatro niñas; la que soñaba con ser camionera.

La entrada Soy camionera: Inma Matesanz, portento y superación se publicó primero en SoloCamion.es.

¿Es mejor el frío activo o el pasivo en el transporte a temperatura controlada?

“El frío activo tiene una serie de fortalezas como, por ejemplo, un menor coste a medio plazo, una menor complejidad en la preparación de los pedidos, un transporte directo (puerta a puerta y cargas completas), que es ideal para productos con un amplio margen de tolerancia fuera del rango de temperatura y que permite un mayor volumen de carga”, afirmó Francesc J. Gómez CEO, en Biomedical Logistics, Exelcool Services y BCN Inmediato, y presidente de ANSBIO, en la sesión que, bajo el título “Frío pasivo, el futuro del transporte con temperatura controlada”, organizó la Comisión de Seguridad Logística de Barcelona-Catalunya Centre Logístic (BCL) el pasado 23 de noviembre para analizar lo más relevante de esta modalidad de transporte, así como su relación con la Agenda 2030 y la economía circular. Además, se explicaron dos casos de uso real y tres soluciones de mercado.

En cuanto a las debilidades, señaló que requiere plataformas intermedias refrigeradas, que en la carga y descarga hay variaciones climáticas con rotura de la cadena de frio, que si se produce una avería en el vehículo o en el sistema de refrigeración puede verse afectada toda la carga, o que presenta dificultades e inversiones para distribuir y transportar diferentes rangos de temperatura. Además, no permite una trazabilidad completa de temperatura y humedad real de los medicamentos, y hay que limpiar y descontaminar las zonas de carga. Por todo ello, es una modalidad que no se ajusta a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y no cumple con los parámetros de la economía circular porque los procesos son poco ecológicos, generan un mayor impacto ambiental y una mayor huella de carbono (transporte, almacenes intermedios, doble motores, carga de gas de los sistemas de refrigeración, etc.) y el destinatario debe eliminar los embalajes del producto.

Francesc J. Gómez explicó con detalle las diferentes posibilidades técnicas que existen para el transporte de productos farma: el frío activo mediante vehículos y plataformas de tráfico dotadas de sistemas de climatización, utilizando un flujo de aire frío y la modalidad de frío pasivo, utilizando embalajes que garanticen el rango de temperatura, durante un período determinado de tiempo. Indicó que el frío activo tiene puntos conflictivos que pueden provocar la rotura de la cadena de frío y éstas pueden producirse: en el momento del almacenaje o la preparación de pedidos, en la carga y descarga (manipulaciones, apertura de puertas, variaciones climáticas o de humedad), en el momento de distribución (averías de los sistemas de refrigeración, complejidad para obtener una temperatura homogénea en todo el vehículo, distintos rangos de temperatura), en las entregas de última milla (tiempo sin refrigeración), además de que puede producirse contaminación cruzada o choques lumínicos (en medicamentos fotosensibles).

También comentó que la huella de carbono de este tipo de transporte es elevada porque se utilizan embalajes de un solo uso, se recicla poco, se genera basura y hay un elevado consumo de combustible y electricidad, especialmente con el aumento constante de las temperaturas debido al cambio climático.

Respecto al frío pasivo, Francesc J. Gómez explicó que se utilizan PCM (placas eutécticas), hielo seco y nieve carbónica y nitrógeno líquido (en cryoshipper de transporte). Esta modalidad presenta muchas más fortalezas que el frío activo. Estas son: no se requieren plataformas intermedias refrigeradas; no hay variaciones y posibles roturas de frío en la carga y descarga; el embalaje también protege de las inclemencias climáticas; no hay variaciones de temperaturas, en los tiempos entrega y espera; las averías del vehículo no afectan a la carga; pueden utilizarse vehículos de carga normal (VAN y TIR); se puede distribuir y transportar a diferentes rangos de temperatura; los embalajes están validados (Quality Rapport) y también se valida el proceso en las entregas capilares; se obtiene la trazabilidad completa de temperatura y humedad real de los medicamentos desde el origen hasta el final (cámara de conservación); no existe criticidad en el proceso de recepción en el destinatario final; los embalajes se pueden limpiar y descontaminar de forma más sencilla; se puede realizar transporte multimodal (terrestre y aéreo) sin rotura de cadena de frio; y es más rentable a medio plazo por una mayor reutilización de los embalajes:

Por todo ello el frío pasivo es una modalidad que se ajusta a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dado que los procesos son más ecológicos y con un menor impacto en la huella de carbono, los residuos son mínimos en los punto de entrega y se cumplen con los parámetros de la economía circular.

De todas formas, sí que existen ciertas debilidades, como, por ejemplo, unos costes más elevados a corto plazo, una mayor complejidad en la preparación de los pedidos; un mayor control de stocks de los embalajes, un menor volumen de carga y de transporte por unidad y que no es utilizable en productos y medicamentos de alto valor añadido (biotecnología, vacunas, ensayos clínicos, etc.).

Pero aún así, Francesc J. Gómez hizo hincapié en que el frío pasivo con tecnología reutilizable es la mejor fórmula para cumplir con el modelo de economía circular marcado por la Unión Europea que se basa en reducir, reutilizar y reciclar en vez de producir, usar y tirar.

La distribución de vacunas en Euskadi y Catalunya

Jon Pérez Illana, bioservices manager de Bexen Medical, explicó el proceso de distribución de las vacunas que se diseñó en Euskadi utilizando el frío pasivo. Con 2,2 millones de habitantes, se delimitaron 58 puntos de vacunación, cuyas ubicaciones estaban en un rango de 3,5 kilómetros el más cercado y de 164 kilómetros el más lejano, siendo tres las rutas más habituales.

Las principales dificultades que enfrentaron fueron que necesitaban un sistema único, con capacidad de transporte, respetuoso con el medio ambiente y que permitiera cubrir diferentes distancias. Por esta razón eligieron un sistema de frío pasivo por su seguridad (mantenimiento de la temperatura durante un mínimo de 14 horas), porque aseguraba la cadena de frío (independencia de las fuentes de alimentación) por su versatilidad (con rangos de +2/+8 grados y -15/-25 grados) y por su facilidad de transporte (apilable y resistente).

Teresa Pilar Pérez, directora técnica farma de Logaritme Serveis Logístics, también indicó que para la distribución de vacunas en Catalunya optaron por un sistema de frío pasivo porque presenta muchas más ventajas que el frío activo. Es así como vienen utilizando cajas isotérmicas portátiles que permiten llegar a la nevera de todos los puntos de vacunación. Además, son reutilizables, con lo que se disminuye el residuo generado y se obtiene un menor coste.

En cuanto al transporte a temperatura ambiente, las cajas isotérmicas no requieren que se utilicen vehículos especiales y, por tanto, se crean sinergias con otras rutas establecidas y se genera un ahorro en mantenimiento. Otra gran ventaja es que sólo es necesaria una única cualificación GDP (en diferentes rangos de temperaturas), mientras que en el frío activo con vehículo isotérmico se requiere una cualificación GDP individual para cada vehículo.

Además, gracias a la solución de frío pasivo consiguieron solventar un inconveniente: la no necesidad de congelar acumuladores de frío para mantener el rango de entre +2 y -8 grados para trayectos cortos y de distribución capilar.

Soluciones de mercado

La jornada terminó con las exposiciones de tres soluciones para el transporte a temperatura controlada de vacunas y medicamentos de Intelsius, va-Q-tec y Peli BioThermal.

Daniel Bosch Ambros, sales and marketing manager de Intelsius explicó los detalles de los embalajes con temperatura controlada que fabrican que pueden ser para un sólo uso y para multiuso, con control de temperatura de -80°C a +25°C, con protección hasta 120 horas, con un transporte de carga útil desde 1litro hasta 800, y con sistemas conectados para rastrear los envíos.

Seguidamente, Daniel Castillo, regional sales director, Southern Europe / Strategic Sales Management de va-Q-tec, también relató las características de los contenedores, las cajas, las baterías de temperatura, las placas eutécticas y los pioneros paneles de aislamiento al vacío (VIPs), todos ellos al servicio de aislar térmicamente cualquier mercancía que lo necesite, sin importar el volumen de carga y ofreciendo una solución segura, económica y sostenible para cada etapa del transporte y del ciclo de vida de los productos .

A continuación, Sonia Sanz, BMD S. Europa de Peli BioThermal, explicó las tendencias de la industria farmacéutica a nivel global. “Ha experimentado un crecimiento del 10%, con un marcado aumento de la producción de productos biológicos, pero con el foco puesto en la reducción de costes. En este sentido, la subcontratación de actividades complementarias como la logística o el embalaje exige que los operadores puedan ofrecer tanto transporte de carga con frío activo como pasivo, aunque la tendencia es ir hacia cadenas logísticas cada vez más verdes. En el caso de Peli BioThermal, sus soluciones de embalaje se caracterizan por ofrecer una temperatura ambiente controlada, un soporte logístico, una tecnología avanzada (hibernación) y por ser sostenibles, dado que son reciclables, reutilizables y pueden comprarse o alquilarse”, aseguró.