Las exportaciones de alimentos y bebidas a EE.UU. aumentan un 34,8%

En el período de marzo a junio de 2021, las exportaciones de las 113 categorías de alimentos y bebidas previamente afectadas por la disputa entre la Unión Europea y Estados Unidos por el asunto de las aeronaves civiles aumentan un 34,8% respecto al ciclo de cuatro meses inmediatamente anterior, hasta alcanzar los 416 millones de euros. La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) celebra que las exportaciones a este país hayan iniciado su recuperación tras el acuerdo de suspensión de aranceles durante cinco años alcanzado en el marco de la Cumbre de la Unión Europea-Estados Unidos del pasado junio. Mauricio García de Quevedo: “La suspensión de los aranceles durante cinco años, que esperamos que dentro del nuevo marco de cooperación transatlántica se convierta en definitiva, es una oportunidad para nuestras empresas de consolidar su posición y recuperar presencia en un destino fundamental” Estados Unidos, cuyas exportaciones en 2020 alcanzaron los 1.885 de millones de euros, es el quinto destino de las ventas externas de la industria de alimentación y bebidas y el segundo socio comercial extracomunitario, por detrás de China. En conjunto, durante el primer semestre de 2021, las exportaciones ascendieron a los 1.106 millones de euros, experimentando un incremento del 21,42% respecto al mismo período de 2020, lo que supone el mayor crecimiento de nuestras ventas a este país en los últimos cinco años. “Recibimos esta mejora en los datos de nuestras exportaciones a Estados Unidos con esperanza. La suspensión de los aranceles durante cinco años, que esperamos que dentro del nuevo marco de cooperación transatlántica se convierta en definitiva, es una oportunidad para nuestras empresas de consolidar su posición y recuperar presencia en un destino fundamental. Desde la Federación estamos trabajando para ayudar a las empresas españolas a seguir siendo activas en este mercado, realizando acciones en materia de promoción internacional y representando y defendiendo los intereses de la industria en distintos foros”, destaca Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB. Sin embargo, matizan desde FIAB, “no podemos olvidar que existen otros conflictos comerciales abiertos que afectan a la industria de alimentación y bebidas, como los aranceles del 35% aplicados a la aceituna negra de mesa”. La aceituna negra de mesa acumula pérdidas de 150 millones La aceituna negra de mesa acumula unas pérdidas en exportaciones de 150 millones de euros “desde que comenzara la pesadilla arancelaria con las primeras tasas impuestas a la aceituna negra en noviembre de 2017”, tal como ha denunciado recientemente la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa, ASEMESA. Desde ASEMESA se reclama una negociación franca del Gobierno de España y la UE con EEUU para terminar con los aranceles, señalando que “es totalmente falso que vaya a tener lugar una eliminación o reducción de aranceles durante la presente campaña de recolección. No existe ningún fundamento para pensar que pueda suceder esto”. según explican. Antonio de Mora: “Instamos nuevamente al Gobierno de España y a la UE a que intensifiquen los contactos con EEUU a fin de lograr un acuerdo similar al conseguido en el conflicto de la industria aeronáutica, que se resolvió con buena voluntad y con la suspensión por cinco años de todos los aranceles a los productos agroalimentarios” En palabras de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa: “Las declaraciones efectuadas por el ministro de Agricultura, Luis Planas, se refieren exclusivamente a una de las líneas de defensa emprendidas por ASEMESA ante el Departamento de Comercio de EEUU –las revisiones administrativas anuales–, proceso que sí podría derivar en una reducción importante de este gravamen pero aplicable únicamente a las empresas seleccionadas para ser investigadas y también a aquéllas que solicitaron ser revisadas y no lo fueron. Esta reducción, de confirmarse, no se aplicaría hasta el año que viene, no es definitiva porque los aranceles podrían volver a subir el año próximo y no beneficiaría a la mayoría de las empresas del sector, que seguirá soportando un arancel del 35%. Estos aranceles podrían durar hasta 2028”. “Esta posible reducción, de confirmarse, se debería fundamentalmente al gran trabajo y esfuerzo económico realizados por las empresas investigadas por EEUU junto con ASEMESA y en ningún caso es el resultado de gestiones de ninguna administración, como ha manifestado algún cargo público”. ASEMESA explica que tanto desde la asociación como desde sus empresas seguirán trabajando en las distintas líneas de defensa para combatir este arancel –revisiones administrativas anuales, recurso ante la Justicia de EEUU y procedimiento ante la Organización Mundial del Comercio presentado por la UE–, “pero ninguna de estas acciones tiene resultados efectivos a corto plazo”, por lo que insistr en que la solución definitiva tiene que venir de una negociación. En este sentido, el secretario general de ASEMESA, Antonio de Mora, incide en un mensaje: “Instamos nuevamente al Gobierno de España y a la UE a que intensifiquen los contactos con EEUU a fin de lograr un acuerdo similar al conseguido en el conflicto de la industria aeronáutica, que se resolvió con buena voluntad y con la suspensión por cinco años de todos los aranceles a los productos agroalimentarios. Esta es la única forma de solucionar el problema”. ASEMESA, que representa al sector desde hace más de 90 años, e integra a la industria dedicada a la elaboración, comercialización y exportación de la aceituna de mesa en España, reclama también de las administraciones medidas de apoyo para compensar las pérdidas acumuladas por el sector desde que comenzó “la pesadilla arancelaria y los enormes gastos de defensa”.

Deja un comentario