El transporte en cisternas mantiene sus inquietudes en un panorama de recuperación

Los representantes de los fabricantes de camiones coincidieron en avanzar futuros desarrollos en los motores diésel y en las sigueintes evoluciones de mecánicas menos contaminantes.

Hoy se ha clausurado el 8º Congreso de Empresarios de Transporte en Cisternas, organizado por la Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, y que no se celebraba desde 2019 por los efectos de la pandemia. Durante las dos jornadas del congreso, además de realizarse la asamblea general de la asociación, se han abordado asuntos como el del futuro de la movilidad, con representantes de la práctica totalidad de los fabricantes de camiones presentes en nuestro país, o las oportunidades para aprovechar los Fondos de Recuperación Next Generation UE y otras ayudas para el transporte por carretera.

Con una práctica recuperación de la actividad y un panorama económico favorable, los empresarios del sector del transporte en cisternas (combustibles, químicos, gases y alimenticio) mantienen inquietudes propias al transporte por carretera, derivadas de aspectos como el cobro de tasas por uso de las infraestructuras, el precio del combustible o los altos costes laborales y fiscales.

Los representantes de los fabricantes de vehículos industriales coincidieron en su mayoría en que las mecánicas diésel todavía tienen futuro a medio plazo y, de hecho, alguno de los presentes adelantó el próximo lanzamiento de un nuevo motor de este combustible con unos consumos apreciablemente reducidos, que “es una de las formas de descarbonización que tenemos”.

El congreso de Cisternas CETM concitó el interés de un gran número de asistentes.

En general, la industria expuso sus planes que, en términos generales, pasa por terminar de desarrollar las posibilidades del diésel y, hasta que sean prohibidas las mecánicas de combustión interna, desarrollar otras soluciones menos contaminantes como el empleo del gas. A partir de ahí -o en paralelo- los fabricantes explorarán en mayor o menor medida la movilidad eléctrica, hasta que se puedan comercializar nuevas cadenas cinemáticas basadas en la pila de combustible destinadas a la larga distancia.

Respecto al análisis de los fondos europeos de recuperación, se concluyó que no hay excesivas posibilidades de ayudas directas a las empresas de transporte, excepto para casos concretos como el I+D, la innovación, los proyectos de eficiencia energética, energías renovables, reducción de emisiones o movilidad eléctrica. Por otra parte, muchas de estas ayudas son de tipo incentivo fiscal y, como viene siendo habitual se conceden después de haber realizado la inversión determinada.

En definitiva, los días 19 y 20 se dieron cita en Madrid en este 8º Congreso de Cisternas casi 200 profesionales del sector del transporte en cisternas, casi 40 empresas proveedoras de equipamientos y servicios, siete marcas de fabricantes de camiones y más de 2.500 metros cuadrados de exposición exterior en la que pudo analizar más de una veintena de cisternas nuevas de todas las especialidades.

Deja un comentario